Un regalo para toda la vida

regalo_2

¿Cómo estáis? ¿Qué tal lleváis las compras Navideñas? ¿Sabéis ya lo que vais a regalar o lo que os gustaría que os regalasen?

Semanas atrás mantuve una divertida charla por Twitter sobre la congelación de óvulos organizada por Timefreeze. Entre las diversas preguntas que surgieron, recuerdo especialmente la de Ángel, el único hombre que participó en la Twitcam. Quería saber cuál creía yo que sería la reacción de su pareja si él decidía regalarle un tratamiento de vitrificación. ¡Toma ya! La verdad es que me pareció una idea muy hermosa, un acto de amor brutal. Le dije que, a mi modo de ver, sería toda una declaración de que desea formar una familia con ella, aunque sea más adelante.

regalo_5

La verdad es que aquello me dio que pensar. Miré a mi alrededor, entre amigos y familia, y me di cuenta de que podría ser un regalo maravilloso en muchos casos.

Sé de mujeres que ya han entrado en la treintena y que tienen clarísimo que quieren ser madres, pero que todavía no han encontrado el momento adecuado. Por falta de una pareja estable, por trabajo o por la razón que sea… ¡hay tantas! Yo, sin ir más lejos, he recurrido a la congelación porque mi carrera profesional se encuentra en una etapa de pleno desarrollo y es, ahora mismo, mi prioridad.

regalo_4

En fin, que conozco a más de uno que podría llevar a cabo el plan por el que me preguntaron en Twitter y sorprender a su pareja con un tratamiento de congelación de óvulos envuelto en un lacito. ¡Y qué decir de las madres de algunas de mis amigas! Las hay que viven con angustia que su hija no esté emparejada y las haya hecho ya abuelas. ¡Si ellas tenían la parejita antes de los treinta! Se quedarían tan tranquilas sabiendo que regalan a sus hijas una opción para preservar su fertilidad y poder ser madres en el futuro…

Si pienso en lo que ha significado para mí, en la tranquilidad que me ha dado saber que tengo una reserva de óvulos en perfecto estado de conservación que, si la necesito, podré utilizar cuando quiera, solo puedo recomendar la congelación.

Y si, ahora que entramos en la Navidad, llega en forma de regalo, ya sea de los padres, de amigos o de la propia pareja, debe de ser algo realmente emocionante. Al menos para mí, siempre lo he dicho, congelar mis óvulos ha sido un regalazo que me he hecho a mí misma.

regalo_3regalo_1

Espero que paséis una Nochebuena y un día de Navidad maravilloso. Nos vemos el lunes en plena resaca navideña

Recordad que “el mundo es el espejo de vuestra alma: si vuestra alma sonríe, el mundo te sonríe y si tu alma llora, el mundo llora”

Un abrazo navideño con sonrisa

Norma

3 Comments

  1. Un post hiperinteresante, una opción para todas aquellas que todavía no han elegido el momento. Felicidades.

    Desde Begoña De La Torre, te deseamos a ti, y a todos tus seguidores unas felices fiestas.

  2. Pingback: Un estreno con mensaje

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*