Mi experiencia en Mali con ‘Voces’ (Primera parte)

10

Pocas veces en la vida he sido tan feliz cumpliendo uno de mis sueños, y es que hay veces que la realidad supera la imaginación, las expectativas y las ideas preconcebidas. Pocas veces vuelve una de un viaje cargada de tanto amor, energía, esperanza y ganas de ayudar a los demás.

Llevo mucho tiempo colaborando con distintas causas en las que creo y pienso que puedo aportar mi granito de arena, pero debo decir que haber estado en Mali con la organización “Voces” y con Juan Merín, en Bamako, me ha cambiado la vida. De repente, he encontrado una organización que se ajusta por completo a mi forma de entender el mundo y el respeto por el ser humano, y que su lema principal es luchar contra la pobreza con la fuerza transformadora del arte y la cultura.

Es ahí donde lo que soy, y toda mi formación y experiencia me han servido para poder aportar mis conocimientos fuera de España, creando un taller específico de Interpretación, Danza y sello personal para impartir en el Conservatorio de las Artes de Bamako. Los que veis en la foto de apertura han sido mis alumnos. En esta otra foto podéis ver a los profesores de Danza del Conservatorio, al jefe de estudios del departamento de Danza y a Juan Merín, el presidente de “Voces”.

9

Así de feliz iba yo todas las mañanas a dar mi taller a unos alumnos entregados, de los que yo también he aprendido muchísimo.

4

Aquí os dejo las fotos también para que veáis el talento de mis alumnos. Todos los días llegaban con el trabajo hecho, llenos de ilusión e incansables. ¡Era una gozada!

6 8

En esta foto estoy reunida con los profesores para explicarles mi taller y hablar del intercambio cultural, importante para el desarrollo de los alumnos africanos.

2

Un instante, en una de las clases…

7

Al finalizar el taller nos hicimos unas fotos todos juntos, emocionados por la experiencia vivida.

1

Esta es una de las cosas que fui a hacer allí. Ha sido tan extenso y rico este viaje que no quiero saturaros de información. Prefiero que vayáis saboreándolo poco a poco, y que os vayáis impregnando de la magia de África, su gente y de todo lo que podemos hacer para contribuir a que el mundo sea mejor.

Con muy poquito se pueden hacer grandes cosas. Intercambiar conocimientos es importantísimo para darles la esperanza de un futuro. También os mostraré la labor de “VOCES” en la escuela “Jele Kosobe”, creada por ellos y que se dedica a la escolarización de niños desheredados, y el proyecto de culturización para la mujer y construcción de un huerto para abastecerse y poder alimentar a sus niños. No piden nada más. Es increíble como algo tan básico para nosotros hay algunos países que aún no lo tienen.

Por eso os invito a que veáis la organización y ¡aportéis vuestro granito de arena! Es alucinante que haya gente que dedique su vida a mejorar la vida de los demás. Para mí ese es un ejemplo a seguir. Porque como tratas a los demás es como te tratas a ti mismo.

Recordad que la pobreza no se define solo en términos económicos. También significa malnutrición, reducción de la esperanza de vida, falta de acceso a agua potable y condiciones de salubridad, enfermedades, analfabetismo, imposibilidad de acceder a la escuela, a la cultura, a la asistencia sanitaria, al crédito o a ciertos bienes.

Reflexionemos sobre esto y digámoslo a “VOCES”.

Un abrazo enorme con sonrisa

Norma

3 Comments

  1. Pingback: Mi voz más solidaria. Festival de Málaga

  2. Qué grande eres, Norma. Además de guapísima, buena persona.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*